Presupuesto para el sector Ambiente será histórico: aumenta 20 %

gallery/captura de pantalla 2019-04-03 a la(s) 1.13.22 p. m.
    gallery/captura de pantalla 2019-04-03 a la(s) 2.04.25 p. m.

    Más de 1 billón 300 mil millones de pesos es la cifra con la que contaría el sector ambiente para su ejecución en los próximos 4 años.

    gallery/bogotá

    El Plan de Desarrollo 2020-2024: Contrato Social y Ambiental para el siglo XXI, plantea un presupuesto histórico, de más de 1 billón 300 mil millones de pesos, para el sector Ambiente que está conformado por la Secretaría de Ambiente, el Jardín Botánico, el Instituto Distrital de Gestión de Riesgos y Cambio Climático – IDIGER y el Instituto Distrital de Protección y Bienestar Animal – IDPYBA. Esto representa un incremento de 20 % en relación con el presupuesto del anterior plan.

     

    Esta propuesta de Plan de Desarrollo busca una ciudad cuidadora, incluyente, sostenible y consciente. Por eso, como sector que enfrenta la crisis climática, lleva a cabo procesos de restauración, le da valor a la Estructura Ecológica Principal y desarrolla proyectos que lleven a la reactivación económica, entre otros temas.

     

    “Esta es una invitación a que juntos, con corresponsabilidad, mejoremos nuestros hábitos y enfrentemos de manera consciente la crisis climática. De ninguna manera puede la recuperación económica de la emergencia sanitaria que estamos viviendo hoy agravar las condiciones de la crisis climática. Todo el sector ambiental aumentó su presupuesto frente al plan de desarrollo pasado. El incremento total es del 20 % y también para cada una de las instituciones: la Secretaría de Ambiente aumentó en 14 %, el Jardín Botánico en 50 %, el IDIGER 4 % y el IDPYBA en 18 %”, explicó la secretaria de Ambiente, Carolina Urrutia.

     

    Gracias a las contribuciones de los ciudadanos, del Concejo de Bogotá, de gremios y otros sectores, y ajustándonos a la situación del Covid-19, la propuesta para el Plan de Desarrollo 2020-2024, presentada ante el Concejo, refleja los retos y respuestas que como Distrito asumimos para enfrentar esta pandemia:


    “¿Qué es lo que queremos hacer? Reverdecer a Bogotá, no solamente sembrando árboles, que es una parte muy importante de lo que queremos, sino también reconectando nuestros espacios económicos y asegurándonos de tener una vida productiva mucho más sostenible”, continuó la secretaria Urrutia.

     

    Como sector aportaremos a 4 de los 5 propósitos del Plan, con especial énfasis en el 2:

     

    La apuesta por cambiar hábitos de vida para reverdecer a Bogotá, adaptarnos y mitigar la crisis climática:


    Como lo dijo la alcaldesa Claudia López en la presentación del Plan al Concejo de Bogotá: “Que no se nos olvide que la crisis climática es una realidad, requiere que consumamos distinto, produzcamos distinto, protejamos el agua, nuestra estructura ecológica principal, nos relacionemos distinto y cuidemos todas las formas de vida”. En este propósito garantizamos la protección del agua, páramos, humedales, ríos, bosques y los seres que allí habitan; buscamos que las industrias contaminen menos y que los ciudadanos produzcan menos residuos, los reciclen o reutilicen; y que podamos ocupar el territorio de una manera más ordenada y sostenible.


    Desde el sector, en este propósito se deja claro que para adaptarnos y mitigar la crisis climática tenemos que generar un cambio cultural con educación ambiental en los colegios públicos, consolidar e implementar la estrategia "Bogotá se adapta y se prepara ante la crisis climática" y darles impulso a las huertas autosostenibles y a la Estrategia Distrital de Crecimiento Verde.


    Bogotá protege sus recursos naturales y por eso se le da a la Estructura Ecológica Principal de la capital el valor que se merece, para esto es necesario administrar las áreas protegidas, humedales, parques ecológicos de montaña y otras áreas de interés ambiental, cumplir con la sentencia de los Cerros Orientales y proteger todas las formas de vida. Incrementar en 226 hectáreas para conservación en zonas de importancia ecológica, además, de los procesos de recuperación, rehabilitación o restauración.

     

    Para reverdecer Bogotá se propone la plantación de 750.000 árboles en espacio urbano y rural y 5.000 m2 de jardines en espacio público, también se plantea el mantenimiento de los que ya existen y así mejorar nuestro entorno.

     

    Adicionalmente, para reducir la contaminación ambiental atmosférica, visual y auditiva, realizaremos acciones de evaluación, seguimiento y control en estos frentes. Buscamos la reducción en un 8 % del material particulado generado por fuente móviles y la mortalidad por contaminación del aire; por eso, fortaleceremos la red de monitoreo de la calidad del aire, y actualizaremos el Plan de Descontaminación del Aire de Bogotá, basado en la articulación interinstitucional y en la participación integral de la comunidad.


    Todas las formas de vida cuentan y por eso vamos a proteger la fauna silvestre y doméstica con programas especializados de atención integral. Adicionalmente, lograremos la dotación y puesta en operación de la primera fase de la casa ecológica de animales domésticos y a poner en funcionamiento el Tropicario, ubicado en el Jardín Botánico.


    Queremos promover el aprovechamiento de residuos peligrosos, especiales y de manejo diferenciado, su disposición adecuada bajo un modelo de aprovechamiento para la ciudad y que vaya de la mano con una estrategia de cultura ciudadana para incentivar la separación en la fuente, reúso y reciclaje.


    Es importante resaltar que, como nunca antes se había hecho, implementaremos un sistema de incentivos a la conservación ambiental rural, lo que incluye acuerdos de conservación, aportando al enfoque de ruralidad que está en el plan.

     

    Además, estamos trabajando para que el río Bogotá vuelva a ser un orgullo para la ciudad. Esto es un trabajo de corresponsabilidad entre las entidades y los ciudadanos, quienes contribuyen con sus cambios de hábitos a su recuperación y descontaminación. Con otras autoridades vamos a articularnos para cumplir con las obligaciones en el Plan de Saneamiento y Manejo Básico de Vertimientos, ejecutar un programa de monitoreo, evaluación, control y seguimiento ambiental al recurso hídrico y eliminar conexiones erradas que generan carga contaminante a las fuentes hídricas de la ciudad.

     

    También vamos a mejorar la eficacia en la atención a emergencias. En este sentido, beneficiaremos familias en zonas de alto riesgo no mitigable a través del programa de reasentamiento, con obras de mitigación para la reducción del riesgo y adaptación a la crisis climática.

     

    Instituto de Protección y Bienestar Animal – IDPYBA

     

    Es importante aclarar que el presupuesto para este Instituto no se redujo, por el contrario, aumentó. Para esta Administración es importante el cuidado de todas las formas de vida, lo que incluye la fauna doméstica y silvestre. Las actuaciones y metas en cabeza del Instituto siguen estando en el plan y como sector apoyaremos su cumplimiento.

     

    Reactivación económica

     

    Todo lo expuesto en los anteriores propósitos busca contribuir a la reactivación de la ciudad y por eso es fundamental el mantenimiento de la sostenibilidad ambiental, pues la recuperación económica y social debe ir de la mano con este pilar. Por eso buscamos promover la transición a economías y negocios verdes, subsidios a tecnologías limpias, transiciones energéticas, que el sistema financiero tenga en cuenta los riesgos climáticos para financiar proyectos, e incentivar la compra local de productos campesinos. Lo anterior nos permitirá prevenir, adaptar y mitigar la crisis climática.

     

    La secretaria de Ambiente, Carolina Urrutia, finalizó diciendo que: “a lo que llamamos en el contrato social y ambiental es a que cambiemos nuestros hábitos, desde la institucionalidad tenemos que tener mejores reglas de juego, mejores incentivos, para que todos transitemos hacia la sostenibilidad y mejoremos nuestro desempeño ambiental”.

     

    ¿QUÉ ES EL PLAN DE DESARROLLO? 

     

    Es la hoja de ruta que guiará a Bogotá los próximos 4 años para promover su desarrollo. La idea es atender las necesidades insatisfechas de la población y mejorar la calidad de vida de todos los ciudadanos en los aspectos económicos, sociales y ambientales. En este momento el plan está en el Concejo de Bogotá para el trámite de deliberaciones y adopción.

     

    Finalmente, hay que decir que con este nuevo contrato se aporta al cumplimiento de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), y el sector ambiental contribuye con las metas para el cuidado del planeta, agua, energía, la adaptación al cambio climático y el cuidado en general del ambiente.

     

    Miércoles, 6 de Mayo de 2020.

    gallery/periódico voces regionales 25,5 x 7 (1)