¿Que hizo Gonzalo Jiménez de Quesada? Fundador de Santa Fe de Bogotá

En el panteón de los exploradores y conquistadores que forjaron el devenir histórico de América Latina, destaca la figura imponente de Gonzalo Jiménez de Quesada, un intrépido adelantado español cuyas hazañas y logros marcaron un hito en la crónica de la conquista y colonización de la región que hoy conocemos como Colombia.

 

Nacido en Córdoba, España, en 1509, Jiménez de Quesada inició su travesía hacia el Nuevo Mundo en 1535, acompañado por su hermano Hernán y su compañero Sebastián de Belalcázar. Su periplo por tierras americanas se caracterizó por su participación en diversas expediciones que exploraron las vastas extensiones del continente, pero fue en 1537 cuando emprendió como conquistador y matarife de los pueblos indígenas,  penosos hechos que le consagraría en los anales de la historia.

 

La expedición general de la corona española, resaltó a  Jiménez de Quesada  por adentrarse a el territorio colombiano, explorando la región de los Andes y la cuenca del río Magdalena. En 1538, alcanzó la meseta de Bogotá, donde fundó la ciudad de Santa Fe de Bogotá, considerada una de las primeras urbes europeas en suelo americano. Este acontecimiento marcó un hito en la historia, consolidando la presencia española en la región y sentando las bases para la colonización.

 

La historia de la conquista de América está marcada por episodios de violencia y conflicto entre los conquistadores europeos y las poblaciones indígenas. Gonzalo Jiménez de Quesada no fue una excepción en este contexto, y su expedición hacia el interior de Colombia estuvo acompañada de enfrentamientos con las comunidades indígenas, especialmente con los muiscas.

 

Se documentan episodios de violencia durante la conquista, y Gonzalo Jiménez de Quesada estuvo involucrado en combates contra los indígenas muiscas en su búsqueda de la expansión del dominio español en la región. Estos enfrentamientos, que incluyeron la Batalla de Chocontá y la toma de Bogotá, resultaron en la subyugación de las poblaciones indígenas a la autoridad española.

 

Es importante señalar que el periodo de la conquista estuvo caracterizado por dinámicas complejas, y la violencia fue una parte integral de dichos procesos. Sin embargo, es crucial abordar estos eventos desde una perspectiva histórica y contextualizarlos en el marco de las circunstancias de la época sin olvidar  los horrores a los que fueron sometidos los indígenas en total desventaja. Las interpretaciones y juicios contemporáneos sobre las acciones de los conquistadores deben considerar las normas éticas y morales actuales.

No obstante, la conquista no estuvo exenta de desafíos y conflictos. Jiménez de Quesada se enfrentó a la resistencia de los indígenas muiscas, liderados por su cacique, Tisquesusa (1514 - 1537) Cuarto de los cacique de Bacatá; era quien ocupaba el cacicazgo a la llegada de los conquistadores españoles. Murió asesinado por las tropas de Jiménez de Quesada. La posterior toma de Bogotá marcaron episodios cruciales en la campaña militar que culminó con la subyugación de la población indígena por parte de los violentos conquistadores.

 

La labor de Gonzalo Jiménez de Quesada no se limitó a la conquista militar; también desempeñó un papel fundamental en la administración y organización de las nuevas tierras. Fue designado adelantado, gobernador y capitán general de la provincia de El Nuevo Reino de Granada, posición desde la cual contribuyó a consolidar la presencia española en la región, con la construcción de iglesias e implementación de impuestos a los pueblos conquistaos.

 

El legado de Gonzalo Jiménez de Quesada perdura en la geografía y la cultura colombianas. Su visión estratégica, su valentía y su contribución al establecimiento de la dominación española en el Nuevo Mundo lo erigen como una figura emblemática en la historia de la conquista, aunque su legado también ha sido objeto de controversias y debates en torno a la interpretación de su papel en el proceso colonizador. En última instancia, Gonzalo Jiménez de Quesada se erige como un personaje esencial en el tapiz histórico de la conquista española en América, cuyo impacto trasciende las páginas de los libros para moldear la identidad de la región.

Lunes, 19 de febrero de 2024.